Hipertensión Arterial. Centrando las cosas.


“Me dolía la cabeza, he ido a la farmacia y me han dicho que tengo la tensión arterial muy alta y que venga ahora mismo a mi médico”.

Oigo esta frase o parecidas varias veces todas las semanas. Veo el rostro preocupado de esa persona, angustiada porque teme que se va a morir en las próximas horas.

Me siento halagado porque venga a que le salve la vida.

Pero la verdad es que su vida no corre peligro,  que se ha llevado un susto sin motivo y que dedicaré los próximos 10 minutos a contarle lo mismo que os voy a contar a vosotros.

 

Tensiometro

*

La Hipertensión Arterial tiene dos problemas muy distintos, absolutamente lejanos uno y otro (en este punto en mi consulta, separo las manos hacia los lados, todo el largo de mis brazos).

1.- Unas tensiones muy altas, del orden de 22 de máxima y 14 de mínima, o mayores, junto con dolor de cabeza o síntomas neurológicos. Esa es una situación grave. La llamamos Emergencia Hipertensiva y tiene que ser tratada y solucionada en horas. Muy infrecuente. En los 31 años que llevo trabajando como médico quizá haya visto 2 casos.

Es algo a tratar en Urgencia Hospitalaria.

urgencias

 

2.- Tensiones por encima de los límites ideales de 13 (de máxima) y 8,5 de mínima.

Producen un aumento del desgaste, del envejecimiento normal de las arterias. Aquí en la consulta formo con mi mano izquierda una C, representando una arteria vista desde dentro y con la otra mano froto la palma izquierda, para indicar frote, roce, desgaste.

A muy largo plazo (10, 15 ó 20 años) va a producir un aumento del riesgo de Accidente Cerebro Vascular: Infarto de Corazón, Infarto Cerebral, Insuficiencia Renal.

*

Los médicos nos hemos puesto muy pesados con el tema de la Tensión Arterial porque hace 15 ó 20 años había muchas personas que tenían la Tensión Arterial alta sin saberlo y sufrían de repente un Infarto de corazón o cerebral, con 60 ó 70 años. Algo que se puede evitar controlando la Tensión Arterial.

aparato medir-tensionb

*

Conviene por lo tanto controlar la Tensión Arterial y si está elevada que el médico de Atención Primaria consiga que esté controlada dentro de los límites correctos. Con dieta baja en sal, disminución de peso si es excesivo y algo de ejercicio en una primera fase y si todo esto no da resultado, con medicamentos anti-hipertensivos (una pastilla) que probablemente sea necesario tomar ya siempre.

Pero no hay que asustarse, estresarse ni tener miedo de morirse de un momento a otro, por tener un poco altas las cifras de Tensión Arterial.

La HiperTensión Arterial es una enfermedad crónica que puede mejorar mucho bajando de peso (ver escritos sobre este tema), que se controla bien tomando el tratamiento adecuado prescrito por tu médico, con lo que se quita el aumento de riesgo de tener problemas graves a 10 ó 20 años.

Con la TA ni descuidarse ni agobiarse. 🙂