Quemaduras ¿Qué hacer? ¿Qué NO hacer?


Hay que tener una frase en la cabeza:

Tratar quemadura = Frío

fuego_hielo

*

Las quemaduras por calor pueden ser producidas por muy diversas cosas:

La cafetera se nos ha caído con el café recién hecho y estaba muy caliente.

Ha “saltado” un poco de aceite mientras se está friendo algún alimento. Los pimientos, por ejemplo, son muy dados a hacerlo, jaja.

Al echar algún alimento a la sartén con aceite, típico de las salchichas.

O incluso al poner con cuidado un alimento llegamos a rozar con el dedo el aceite caliente. Croquetas  😉

También podemos quemarnos al tocar una bombilla (de las antiguas) que esté caliente por haberla apagado hace muy poco tiempo.

Hemos tocado alguna pieza del coche que estaba muy caliente.

Al destapar el radiador del coche, sin tener cuidado y siendo precipitados y no dejando que se enfríe lo suficiente.

 

*

Lo primero y muy importante:

¿Qué NO hacer?

Desde luego lo mejor es evitar las quemaduras teniendo cuidado con estas situaciones comentadas y otras similares.

Como en muchos otros pequeños problemas de salud hay muchos “remedios caseros” malos, que NO hay que hacer.

Típico usar pasta de dientes. En las Urgencias de los Hospitales están “aburridos” de tener que limpiar zonas quemadas impregnadas con pasta de dientes. Limpieza con cepillo y dolorosa.

No hay que poner nada extraño en la zona quemada. Es una fuente de infecciones.

*

¿Qué hacer?

Poner frío. Agua fría.

El mejor tratamiento: llenar el lavabo o la pila de la cocina de agua, echar unos cubos de hielo y meter la mano quemada.

chorro de agua

¿Cuánto tiempo? Mucho. 1, 2, 3 horas.

El frío bloquea la inflamación producida por la quemadura y tiene bastante efecto anestésico. Va a conseguir que los efectos de la quemadura sean mucho menores y que no nos duela. Si dejamos la zona lo suficiente en frío no saldrá ampolla o será mucho menor y no se producirá dolor.

Esperar al menos 15 minutos antes de empezar a sacar la zona del agua con frío. Si empieza a doler, dejar otros 15 minutos al menos.

Si nos hemos quemado solo uno o varios dedos se puede simplificar el método: llenar un vaso con agua fría y echar un cubo de hielo. Meter el dedo o dedos en el agua. Y así podemos seguir moviéndonos, llevando nuestro dedo en el frío portátil.

Vaso-lleno-con-hielo

Si es una zona grande del cuerpo, duchar con agua fría.

El agua corriente puede debilitar y llegar a romper la piel en algunas zonas, por lo que lo ideal es el método de llenar algún recipiente de agua.

Pero si no se puede, agua corriente, que el chorro de agua no sea fuerte.

Si la parte del cuerpo estaba cubierta con ropa conviene quitar la ropa, alejando esa ropa caliente que puede empeorar la quemadura. Siempre que se pueda quitar la ropa fácilmente, hay que tener cuidado porque si la piel está pegada a la ropa, puede arrancarse si quitamos la ropa con prisas. En este caso no quitarla hasta haberla despegado con agua.

Si solo tenemos hielo: envolver el hielo en una bolsa de plástico dando 2 ó 3 vueltas. Que enfríe pero que no congele la piel.

Si no tenemos agua corriente ni hielo: paños con agua para enfriar la zona.

Otras fuentes de frío: latas de cerveza o refrescos de la nevera, bolsas de guisantes o espinacas congelados. En caso de usar congelados envolver con varias vueltas de bolsa de plástico para disminuir el frío excesivo.

*

Si es una zona grande, 30 ó 40 cm (2 palmos) hay riesgo de problemas. Conviene acudir al médico e incluso a las Urgencias del Hospital

Deja un comentario